ESTE AÑO TOCÓ BENICÀSSIM

Los viajes estivales del CRIS ACOVA son ya una tradición casi legendaria. Cada año durante cinco noches y seis días realizamos en la primera semana de junio el tradicional viaje de fin de curso. Este año empezó lloviendo, pero fue sólo para lavar la polución de la atmósfera y gozar así de unos días con…