Mayte, pintando colores en nuestros sueños.

En memoria de Mayte H. Me gustaría ser ese renglón torcido, esa rama partida por el viento, la Torre de Pissa, el prefecto imperfecto ser humano que busca, que araña en la pared por no saber callar las emociones, por no saber pintar con carboncillo negro; y llegar a esas altas horas de la noche…