Proyecto Vectores

Desde hace semanas teníamos ganas de compartir con vosotros. Compartir poemas que fluyen en el Taller de Poesía y que hoy salen de ACOVA a través del blog.

A Ana Campos (educadora de ACOVA) se le ocurrió la idea de mostrar a los integrantes del taller el libro de Ángela Mallén “Como crecen los lirios en el agua”, en el que convierte el poema en un diálogo, porque inspirándose en el trabajo de algunos autores se crean nuevos poemas. 

“La mecánica del trabajo en el taller consistía en adentrarnos en un poema de un poeta reconocido y escribir bajo la atmósfera de ese poema, permitiendo que ambos universos interiores, el del autor y del lector, dialogaran libremente. Los textos resultantes de estos diálogos, escritos por los componentes del taller, eran tan especiales,desnudos y verdaderos, que me atreví a compartirlos con los poetas. Y éstos nos respondieron con un gran respaldo, respeto e implicación. Sus palabras dignifican la mirada que reciben de la sociedad las personas con enfermedad mental. Con dolor mental, como me dijo la poeta Julia Otxoa.”

Ángela Mallén

Nosotros presentamos aquí el Proyecto Vectores de ACOVA,esperando servir de inspiración e invitando a enviarnos vuestros propios poemas.

POEMA ORIGINAL de  David Transhumante


FRESA ÁCIDA
                         Nada sino la muerte.
                          Jane Austen.

Fue a los 9 años que entendí
que algún día me moriría.
 
Mascaba un chicle de fresa ácida,
regresaba del colegio.
 
Pensé en que el tiempo pasaría,
en que iría perdiendo el sabor,
me haría viejo.
 
Sentí que yo dejaría de ser yo,
y que todo lo que hubiera
dicho o hecho a lo largo de mi vida
daría igual.
 
El chicle rechinaba entre mis dientes
como una flema insípida y al escupirla
pensé en el alma y en eso
queme decían de que al morir
uno se va al cielo si ha sido bueno.
 
Pero si yo dejaba de ser yo
¿Qué más daba a dónde fuera?
Aquel chicle sin duda me había dado
todo  su sabor y ahora yacía
aplastado contra el suelo.
 
Comencé a llorar y seguí haciéndolo
todo el camino hasta casa.
 
Cuando llegué le conté a mi madre
de mi trance metafísico,
ella no supo como consolarme,
pues la misma cuestión le afligía
profundamente
y se le humedecieron los ojos.
 
Lo mismo le pasó a mi hermana y a mi padre.
 
Entonces,no pudiendo soportar
ver ami familia
sufrir de esa manera, saqué
mi bolsa de chicles y les ofrecí.
 
Y allí nos quedamos sentados,
mascando aquellos chicles
que,desde entonces,
solo me saben a nada.
 

VECTOR creación de Adrián Castillo

Como ese espejo que te dice los años que tienes,
como ese cigarrillo que consumes a diario.
como la ola que se erige tremebunda y no volverá,
como ese guante deshilachado que se esconde en los
rincones.
 
Mi vida pasaba y con ella mis años dorados.
Los juegos en la calle, las horas de estudio y los
primeros trabajos como camarero
habían dejado lugar a un corazón endurecido.
 
Años de desazón, años de persecución de la idea,
también años de lucha contra lo ingobernable…
…todos estos años me devolvían un corazón
coraza , como el poema de Benedetti.
 
Pero a veces,  no siempre, ese espejo grita,
ese cigarro sabe a placer, esa ola deja de ser
espuma en tus pies y ese guante te recuerda
aquel duro invierno.
 
Y si no es por esos mismos momentos,
otros de otro índole y otro motivo
llegan a mi corazón
y mi corazón sonríe.
 
Dicen que la esperanza te hace joven eternamente
y yo de esperanza e ilusión entiendo un rato largo.
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. martin gamez gomez dice:

    Es muy interesante me ha gustado mucho lo que he leído

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s