No Está Todo Dicho: El Suicidio

el

Nuestro magacine de radio NO ESTÁ TODO DICHO trata temas interesantes y de actualidad. En el programa 104 han tratado “El suicidio” dando una lección de vida que no os podéis perder. El día 10 de septiembre fue el “Día Mundial para la Prevención del Suicidio” y visibilizar es nuestra forma de colaborar.

El siguiente artículo es la transcripción de la intervención de Adrián Castillo. No dejéis de pinchar en el link para escuchar este programa y todos los demás.

http://www.upv.es/rtv/radio/no-esta-todo-dicho/62215

El tema que hoy tratamos me toca de primera mano. Con los antecedentes que tengo podría escribir dos o tres libros. La verdad es que cuando llevaba años dando vueltas, con esta amalgama que se instaló en mi alma y no me dejaba ver la luz del día, pensé en más de una ocasión en acabar con mi vida. Día tras día pedía a Dios que terminase con aquel infierno.

De las enfermedades que existen dicen los especialistas que la mental es la peor de todas. A mi modo de entender la enfermedad mental borra todo lo que posees en la vida y te convierte en un zombi, para después poner a tu servicio un montón de ideas ininteligibles que se sostienen en pie como el montaje de una película, pero que no se acaban cuando termina la proyección, sino que se instalan en tu vida y, en vez de trabajar con cosas del día a día como son los estudios, o la familia, te obligan, tales pensamientos obsesivos, a luchar contra lo imposible, contra lo inexistente, contra lo invisible. Por ello hace tanto daño, porqué pasamos del mundo de una realidad con miles de posibles vidas, a la vida en historias descalabradas. El ser humano desaparece y aparece un fantasma de lo que eres.

En este punto yo me di cuenta de que algo fallaba, de que no volvería a ser el mismo, y claro que quería morir, claro que me quería ir al mundo de nunca jamás para olvidar tanta nulidad, tanto pasotismo de los que estaban a mi alrededor. Desconecté de todo y donde se suponía que tenía que estar ese ser que llevamos dentro, o esos amigos que se ríen con nosotros, esos padres o ese Dios protector…en vez de todo eso quedó un montón de vacío que se iba llenando de los rencores que se extendían entre las gentes y de caras indolentes que querían decirme pero que no podía oír. Deje de ser simpático y de vivir de esas cosas que nos hacen humanos y nos levantan. Quizás sean sueño pensé, quizás el género humano viva de una realidad que es una falsedad, pero que bello es levantarse cada mañana sabiendo que se tiene algo que hacer, que eres importante para alguien…pero allí donde yo estaba no quedó ni el polvo.

Y salté, y corté y tomé pastillas y en última instancia le pedí a Dios que me quitara de en medio con una enfermedad rara para no reconocer que quería morir, para que nadie se percatara de mi muerte, para subir puro hasta él y contarle. ¿Sabéis que pasó? Al poco tiempo tuve una meningitis, con 40 años, y entonces vi que mi vida cambiaba y que si quería la muerte solo tenía que pedirla a Dios. Tantas veces lo intenté y no lo conseguí que me di cuenta que estaba hecho de hierro y no tenía, no podía morir.

Los enfermos mentales podemos intentarlo varias veces, solo necesitamos una razón para hacerlo, aprovechar el momento y saltar al vacío. Lo que nadie sabe es que necesitamos solo una razón para vivir también. Buscad en vuestro corazón y la encontraréis. Un placer, BYE, BYE, BYE...

#HablaDelSuicidio Y PIDE AYUDA

INFORMACIÓN ADICIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s