VIAJE A TERUEL

el

Este año de 2020 nuestro viaje de invierno en ACOVA fue como hasta ahora por tierras aragonesas: Albarracín, Rubielos de Mora, Cuenca y este año Teruel.

Pasear por las calles de su centro histórico es un placer; su calles son bonitas, limpias, bien cuidadas y abundan los edificios con historia. Los vehículos que circulan lo hacen lentamente y con precaución. Los visitantes son bienvenidos aquí. Las terrazas de sus bares están bien situadas y tuvimos tiempo y “buen tiempo” para disfrutar sin que el tráfico rodado moleste nunca. Casi da gusto “apartarse” para que pase algún vehículo, ya que conducen con una educación desconocida en otras poblaciones de nuestra patria, incluyendo nuestra ciudad.

Hay gente en Teruel y gente joven, aunque nunca demasiada, no chocas con nadie ni nos pasamos el día “esquivando” a otros peatones como ocurre en las grandes poblaciones.

La ciudad está bien iluminada.La noche se ilumina en Teruel con multitud de farolas con estilo que dejan ver unos edificios tan sobrios como bonitos. Es una ciudad austera y acogedora al mismo tiempo y aunque si he de decir que no vimos locales de vida nocturna por allí. Debe haber pubs, discotecas y similares; estarán en algún otro lugar de la ciudad.

Dos jóvenes se enamoran, pero no podían casarse, él no tenía Fortuna. La Guerra será el camino de Diego para conseguir esa fortuna. Le hace una Promesa. En 5 años volverá y se casará con ella. Los rumores dicen que Diego a muerto en la batalla, a Isabel le obligan a casarse con otro. Cuando Diego regresa, Teruel está de boda. La ha perdido. Pero va en busca de un beso imposible. La Muerte está cerca. El Beso en su lecho de muerte la matará a ella también.

En menos de dos horas desde Valencia llegamos al hotel “Isabel de segura” donde hicimos noche, descansamos entre recorridos y nos alimentamos. No fuimos con prisas y esto la ciudad lo agradeció generosamente. En un ambiente familiar y de grupo transcurrió toda la estancia, incluyendo bromas agradables, compañerismo y conversaciones de lo mas variado, algunas como las de cuando teníamos 18 años y hablábamos de la vida y demás temas de gran trascendencia para esas edades.

Cómo no, visitamos el lugar donde están los”amantes” y alrededores. Me gustó mucho la iglesia contigua de estilo “mudéjar” que recorrimos con la guía que nos acompañaba. La visita estuvo bien, la ciudad estuvo bien, en el hotel estuvimos bien, con nuestros compañeros también bien y con el personal del CRIS ACOVA que organizó el viajeviaje,  nos acompañó y cuidó durante todo él muy bien. El viaje en bus agradable y el regreso al CRIS fue el regreso a casa donde encuentras a tantas personas amigas que da gusto pasarse por allí.

Amigo lector, no dude que el esfuerzo económico invertido en los CRIS  por la administración está bien invertido. Concluyo así la crónica de éste viaje no por corto poco intenso.

   Miguel Arnauda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s